QR para móvil

Esferas de liberación controlada con aplicación en la industria farmaceútica

 
 

Datos recientes reflejan un crecimiento exponencial de los estudiantes en las enseñanzas superiores. Como ejemplo, la Universidad de Sevilla oferta 16487 plazas de nuevo ingreso para estudios de grado y máster para el curso que viene. Esto trae consigo un aumento del número de alumnos, no solamente en las clases teóricas sino también en las clases prácticas. Por ello, con el objetivo de mejorar continuamente la enseñanza persiguiendo el objetivo de fomentar el desarrollo integral de los estudiantes, se hace necesario el crear un entorno virtual para el autoaprendizaje. Para ello, el apoyo de material audiovisual se hace indispensable para promover la transición desde un esquema de trabajo puramente presencial, a un nuevo sistema mixto en el que se combine con lo virtual, beneficiando así al aprendizaje autónomo.
En este caso, debido a que se trata de alumnos próximos a finalizar sus estudios de Grado, la parte práctica adquiere mayor protagonismo, por lo que la creación de un vídeo didáctico de apoyo a la parte práctica de la asignatura cobra especial importancia. A su vez, se pretende presentar este video en otros foros con carácter divulgativo hacia la sociedad como es la Noche de los Investigadores.
Concretando sobre el tema del proyecto, existen muchas desventajas asociadas al empleo de determinados fármacos, ya que pueden alcanzar gran cantidad de lugares en los cuales puede que estén fuera de su intervalo terapéutico, que sean inactivos, o que su acción sea indeseada o nociva y por ello genere efectos secundarios negativos. Los compuestos bioactivos como vitaminas, antioxidantes, pueden ser preservados por diversas técnicas de encapsulación, el propósito de estas es mantener su actividad por aislamiento parcial o total del entorno hasta su liberación en tiempo y lugar adecuados. Esto es el concepto de liberación controlada con la cual se pretende suministrar un nivel terapéutico apropiado durante periodos de tiempo mayores que los que se consiguen mediante administraciones convencionales, así como la vectorización, capacidad de dirigir el efecto del fármaco al tejido o área afectada.
El alginato ha sido utilizado como agente encapsulante debido a su matriz biodegradable, no toxica y versátil que protege a compuestos de las condiciones adversas del entorno enmascara sabores y olores y mejora su estabilidad y disponibilidad. Se trata de un polisacárido aniónico procedente del alga marrón. Químicamente, es un polisacárido lineal compuesto por bloques alternados de residuos de ácido α-L gulurónico (G) y β-D manurónico (M) unidos mediante enlaces 1→4. La gelificación y el entrecruzamiento del polímero se logra por el intercambio de los iones sodio de los ácidos gulurónicos con los cationes divalentes (Ca2+, St2+, Ba2+) o incluso trivalentes (Fe3+) y el apilamiento de estos grupos gulurónicos para formar una red tridimensional, conocida como “caja de huevos”. Los factores más importantes que influyen sobre la gelificación son la concentración, la composición química, la secuencia de segmentos manurónicos y gulurónicos, la relación entre los iones gelificantes y no gelificantes y la presencia de agentes complejantes como fosfatos o citratos.
El alginato se emplea en la industria farmacéutica para micro encapsular medicamentos como el ácido salicílico y vitamina A con el fin de que pueda liberarse de forma prolongada el principio activo. Sin embargo, uno de los inconvenientes de las capsulas de alginato es su porosidad, ya que puede haber perdidas del material activo mientras se prepara, manipula o se incorpora en una preparación.