QR para móvil

Educación parental: Atención enfermera en domicilio para fomentar una comunicación asertiva y escucha activa

 
 

Se presentan diferentes situaciones en el domicilio familiar. Inicialmente una enfermera de atención primaria acude a un domicilio para entrevistarse con una familia (padre y madre) que está preocupada por la forma de consumo de su hijo desde la intervención «Educación parental: adolescentes». A continuación, se presentan reglas para distinguir entre una buena y mala comunicación padre/madre-hijo/a.

Según la Organización Mundial de la Salud, el consumo nocivo de alcohol produce cada año 3,3 millones de muerte en el mundo, siendo un factor causal de más de 200 enfermedades y trastornos, entre los que destacan el cáncer o la dependencia alcohólica. En la adolescencia se asocia a una mayor accidentabilidad por tráfico, otras conductas de riesgos (otras drogas, violencia, sexo no seguro) o bajo rendimiento académico, pudiendo suponer un importante riesgo en este periodo evolutivo y de desarrollo.

La adolescencia se caracteriza por ser una etapa de cambios biopsicosociales y de experimentación de la vida adulta, la que suele iniciarse el consumo de esta sustancia. En las últimas décadas se ha observado una forma de consumo de alcohol en forma de atracones, asociados a las noches de fines de semana y el fenómeno del botellón, que se ha convertido en un patrón de consumo frecuente en esta población.

Las enfermeras, desde diferentes ámbitos (atención especializada, atención primaria o escolar), utilizando las taxonomías enfermeras, pueden desarrollar intervenciones con adolescentes y familias para prevenir o evitar el avance de estas conductas de riesgos. 

Marta Lima Serrano, Joaquín Salvador Lima Rodríguez, Isabel Domínguez, Rocío de Diego Cordero Sánchez, Ana Magdalena Vargas Martínez, María Isabel Acuña San Román, José Antonio Jiménez, Mª Carmen Barrera Villalba, Francisco Javier González Limones.