QR para móvil

Control del linfedema de cuello en el paciente laringectomizado

 
 

Las secuelas que provoca una laringectomía total afectan de manera importante a la calidad de vida del laringectomizado, exigiendo una rehabilitación vocal, física y emocional.
Una parte fundamental de esa rehabilitación física consiste en la movilización de la linfa.
En la persona laringectomizada el cuello es una zona delicada, ya que al extirpar la laringe y los ganglios linfáticos se modifican muchos flujos de líquidos, especialmente de la linfa, lo que llevará a un acúmulo a ese nivel de líquido linfático.
Será necesario volver a dar función al sistema linfático, que tiene por objetivo limpiar el líquido acumulado entre las células, pues un cuello blando sin edema es esencial para la deglución y el desarrollo de una buena voz esofágica.

Este video forma parte de un proyecto del Ministerio de Ciencia e Innovación del Gobierno de España para el estudio de la prosodia en el habla sin laringe, y cuya referencia es FFI 2008 – 06161/FILO